Noticias

¿Cuánto puedes ahorrar con el outsorcing hotelero?

En los últimos años, ha surgido una nueva herramienta llamada outsourcing que algunas empresas y autónomos utilizan para lograr una mayor eficiencia de costes, consiguiendo variabilizar sus gastos y por lo tanto sus facturas en determinadas áreas de su negocio. En este caso, nos encontramos ante una herramienta de gestión muy habitual en multitud de sectores de actividad, la cual ofrece la posibilidad de trasladar gastos fijos a variables con un control firme del gasto y reduciendo las estructuras laborales en aspectos no estratégicos de un negocio.

Existe una diferencia importante entre las empresas de outsourcing y las de trabajo temporal que es necesario señalar. Por una parte, las empresas de outsourcing emplean a sus propios trabajadores para realizar la función contratada por su cliente, y deciden cuántas personas van a llevarla a cabo. Así, los empleados no responden ante el cliente sino ante la empresa de outsourcing, que es la que determina las funciones de cada uno. Por otro lado, las empresas de trabajo temporal, se dedican a poner a disposición de su cliente un determinado número de empleados y es el cliente quien les indica cuáles son sus funciones.

Centrándonos en las empresas de outsourcing, estas tienen como objetivo ahorrar gastos a sus clientes al hacerse cargo de áreas que no son de su especialidad, y pueden reemplazar sin demora a cualquier trabajador en caso de baja. De esta forma, el cliente se ahorra así una gran preocupación, mejorando su comodidad al contratar el servicio de outsourcing.

Centrandonos en el outsorcing del sector hotelero, cuando este implica la incorporación de equipos de trabajo dentro del propio hotel como suele pasar, por ejemplo, con el servicio de limpieza o el de seguridad, un aspecto clave es la coordinación de los equipos, ya que compartirán un mismo espacio. De la misma forma, antes de contratar es importante tener completa seguridad de que la empresa cumple sus obligaciones, paga los salarios y, en definitiva, que no es un riesgo ni para la calidad del servicio ni para la imagen e identidad del establecimiento hotelero. Los servicios que más se externalizan son la limpieza, la seguridad, el mantenimiento y la provisión de alimentación y bebidas. Un claro ejemplo de empresa de outsorcing que ofrece estos servicios y de la mejor forma garantizada es Suite Hotels.

En este sentido, para lograr la cohesión y los resultados necesarios la empresa debe mantener un control de calidad continuado que certifique el cumplimiento del contrato establecido. En general, a la hora de externalizar también será mejor optar por empresas especializadas en el ámbito que deseamos traspasar, ya que si optamos por empresas de servicios generales corremos el riesgo de perder experiencia y know how.

La externalización tiene un sentido estratégico para cualquier tipo de empresa hotelera, pero la verdadera necesidad puede aparecer más en las pymes, ya que carecen de los medios de los que disponen las grandes, que suelen tener departamentos internos que cubren todas las áreas de gestión y actividad de sus hoteles.

Sin embargo, a largo plazo los beneficios son interesantes para todos porque el objetivo es permitir que la empresa hotelera pueda dedicarse a aquello que mejor la caracteriza, centrando su energía en los aspectos fundamentales de la hospitalidad.